Los nuevos asistentes de hogar se pasan 24 horas al día escuchando, ¿Es esto peligroso para tu privacidad?

Si, lo sabemos, un asistente de voz da a tu hogar ese toque moderno que tanto gusta y además, permite que controles muchas de las funciones sin tener que mover un solo dedo, pero ¿Te has parado a pensar que este aparato se pasa el 24 horas al día escuchando todo lo que pasa en tu casa? Lo que opinas de tu suegra, como te ha ido en el trabajo, tu situación económica, tus amoríos, ¡Todo!

Los asistentes domesticos serán una constante en los próximos años. Las grandes marcas han apuntado a este segmento y Apple, Google o Amazon tienen sus primeros productos en el mercado, que ya permiten hacer un gran numero de gestiones con solo usar la voz. Magia que se ha convertido en realidad y que con solo una frase podemos activar.

¿Donde están los límites de la privacidad en los asistentes del hogar?

Si ya tienes uno de estos aparatitos en casa, seguro que te has preguntado si el fabricante puede escuchar todo aquello que dices. Lo cierto es que al comprar el producto y leer las instrucciones, puedes comprobar claramente que estos asistentes de voz están “siempre escuchando”, es la forma de poder activarlos con solo una llamada. Es decir, tenemos un micrófono 24 horas al día en casa escuchándonos, propio de una película de espías, solo que este lo ponemos nosotros mismos.

La reflexión y la preocupación tienen su lógica. Los asistentes de voz no disponen de un procesador que gestione la información de forma individualizada. Están permanentemente conectados a un servidor donde se almacena la información que Siri, Alexa o Google usan como respuesta a tus preguntas y a las de todo el planeta. Esto confirma que existen una comunicación donde tus preguntas van a parar a un sistema de gestión y almacenamiento donde estos datos pasan a formar parte del gran Big Data y tu a cambio recibes tu respuestaNo se asignan nombres o datos a personas concretas, pero tus preguntas se guardan en la cuenta que tu tienes creada en la compañía.

Lo que si puede relajarte, es que la conexión con el sistema solo se pone en marcha cuando el usuario dice la palabra de inicio, el ya famoso “Ok Google”, el “Alexa” o el “Oye Siri”. Sin este detonante no hay comunicación y por tanto no nos escuchan. El micrófono se encuentra siempre encendido para responder de forma eficaz y rápida a tu pregunta, pero no guarda aquello que oye.

Lo cierto es que nunca dejaremos de hacernos la pregunta de si hay alguien escuchando tras el asistente de voz por mucho que sepamos que no hay nadie. El micrófono utilizado es especialmente sensible a los sonidos y es capaz de identificar perfectamente los sonidos a gran distancia. Miles de preguntas podríamos hacernos sobre ellos. ¿Pueden ser hackeados?¿Alguien podría oir nuestras conversaciones personales gracias a estos sistemas? De hecho, puedes consultar todas las preguntas que hayas realizado, estas se almacenan en tu cuenta de Google. Te avisamos que puede dar algo de miedo darte cuenta de que tu voz ha quedado ahí grabada, que ha sido procesada y que ahora forma parte de la lista de datos que Google, o los demás asistentes tienen de ti. Recuerda que puedes eliminarlas siempre que quieras o consultarlas.

Los nuevos asistentes de hogar se pasan 24 horas al día escuchando, ¿Es esto peligroso para tu privacidad?
Vota este artículo

Artículos Relacionados

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *