razer gaming 2 phone

Razer fue la compañía precursora de un nuevo segmento de teléfonos que luego han seguido otras marcas como Xiaomi, Asus o Nubia. El Razer Phone ha marcado un punto de inflexión demostrando que los jugadores también quieren dispositivos móviles adaptados a sus necesidades y que este mercado es viable.

Ahora y tras 1 año de ventas en su primer modelo, Razer lanza el Razer Phone 2. Un nuevo teléfono que mejora con la experiencia de lo aprendido y que pone su punto de mira en seguir mejorando la calidad para jugar.

El Razer Phone 2 eleva su potencia con características propias de 2018

razer phone 2

A diferencia de lo que está siendo habitual y lo que se podría suponer en pleno 2018, el Razer Phone no ha apostado por una pantalla de grandes dimensiones. El dispositivo se queda en unas escuetas 5.7 pulgadas que lejos quedan de modelos como el BlackShark de Xiaomi. Esto se debe principalmente a su peculiar panel IGZO UltraMotion de 120Hz y gorilla glass 5.

En el interior el anterior Snapdragon 835 ha sido sustituido por la nueva bestia de Qualcomm, el Snapdragon 845, el cual ya montan sus hermanos de segmento y que elevaba el rendimiento del dispositivo notablemente con respecto a la primera versión. A esto, tenemos que sumar unos potentes 8GB de RAM LPDDR4X, vitales para jugar y una memoria que vemos escasa, con 64 GB. Cierto es que la SD externa le otorga capacidades de hasta 1 TB para almacenar juegos por doquier.

Un nuevo sistema de refrigeración mejora la respiración del teléfono

Una de las asignaturas pendientes del anterior RazerPhone fue su sistema para disipar el calor. Si bien no era malo, no estaba preparado para extensas horas de juego. La temperatura es una elemento vital para el buen rendimiento de los componentes y el anterior modelo, pecaba de un sistema pobre.

En esta ocasión se ha optado por un nuevo sistema de disipación, que a pesar de no ser líquido como ocurre en el BlackShark o en el PocoPhone F1, si mejora la eficiencia expandiendo el aumento de la temperatura por toda la superficie del terminal, alejando el calor de los núcleos de procesamiento. Esto permite una mayor estabilidad que se prolonga en el tiempo.

razer phone 2 frontal

Su batería y sistema de carga garantizan una recuperación de gama alta

No debemos olvidar que el Razer Phone 2 sigue siendo un teléfono de gama alta más allá de la orientación gamer que tiene. Sus componentes así lo demuestran y son sus particularidades las que nos permiten una mejorada experiencia a la hora de jugar.

Un teléfono gaming no sería nada sin una batería acorde a sus necesidades. Por ello Razer ha puesto mimo y cariño en la autonomía del teléfono y en su forma de carga. En el Razer Phone 2 encontramos una batería de 4.000 mAh que garantiza horas de juego. Además, su nueva carcasa trasera de vidrio permite la carga inalámbrica.

La recuperación de la batería estará cubierta por el sistema de carga rápida más potente desarrollado hasta la fecha por Qualcomm, el QuickCharge 4+. Un sistema que echamos de menos en muchas otras marcas por la celeridad con la que es capaz de recargar los dispositivos.

Dejar respuesta

Envía tu comentario
Por favor, introduce tu nombre