Google trata de desmontar lo “mitos” sobre Google Glass

Google trata de desmontar lo “mitos” sobre Google Glass
5 (100%) 2 votes

Google está ciertamente preocupada con la imagen que pública que se está creando alrededor de su “próximo gran gadget”, las Google Glass, que no parecen despegar en interés más que por las noticias de los hitos conseguidos, como médicos que operan con ellas, o las anécdotas que les suceden a quienes las utilizan (como que les detienen por entrar con ellas en el cine o les multan por usarlas mientras conducen). Hace algunas semanas Google publicaba una especie de “guía de etiqueta” de las Google Glass para usarlas sin parecer un cretino (o un Glasshole como se les denomina ya en inglés) y ahora ha publicado un documento que trata de aclarar los mitos más extendidos sobre su producto.

gafas google glass

Este documento trata de mejorar la imagen de las gafas explicando que quienes las portan no son “locos de la tecnología” (conocidos como “nerds”) que necesitan estar mirando sus gafas mientras hablan contigo, ni tienen el temido reconocimiento facial (básicamente porque Google lo ha prohibido no por ninguna limitación), ni están siembre grabando faldas y escotes.

Entre los argumentos de Google sobre algunos de los mitos sobre sus gafas destaca el que aduce que los móviles distraen más la mirada que sus Google Glass, y también explica que siguen siendo un prototipo para lo que muestra una imagen de la evolución de su producto en los dos últimos años.

Puedes encontrar esta guía de los 10 mitos en el perfil de Google Glass en Google+. La guía se resume en lo siguiente.

google glass

 

Mito 1 – Las Google Glass son la distracción definitiva contra el mundo real

En lugar de mirar hacia abajo a tu ordenador, teléfono o tableta, mientras la vida pasa a tu alrededor, Google Glass te permite buscar y relacionarte con el mundo. Grandes momentos en la vida – conciertos, actuaciones de tus hijos, una vista increíble – no debería ser experimentados a través de la pantalla con la que los estás grabando. Es por eso Glass está desactivada por defecto y sólo se enciende cuando lo necesitas. Se ha diseñado para disponer de lo que necesitas sólo cuando lo necesitas y luego a volver a las personas y las cosas de la vida que te importan.

Mito 2:  Las Google Glass siempre están encendidas y grabando

Igual que en tu teléfono, la pantalla de Google Glass está desactivada por defecto. La grabación de vídeo en Google Glass se establece en una duración de 10 segundos. La gente puede grabar durante más tiempo, pero las Google Glass no están diseñadas ni siquiera para grabar de manera continuada (la batería no durará más de 45 minutos antes de que necesite ser cargada). Así que la próxima vez que sientas la tentación de preguntar a un explorador si está grabando, pregúntate si tú estarías haciendo lo mismo con tu teléfono. Es probable que sus respuestas serán las mismas.

Mito 3 – Los usuarios de Google Glass son todos fanáticos de la tecnología

Nuestros exploradores vienen de todos los ámbitos de la vida. Son padres, los bomberos, cuidadores del zoológico, maestros cerveceros, estudiantes de cine, periodistas y médicos. Lo único que tienen en común es que ven el potencial de las personas a utilizar la tecnología de una manera que les ayude a comprometan más con el mundo que les rodea, en lugar de distraer a los de ella. De hecho, muchos exploradores dicen que debido a Google Glass utilizan menos la tecnología, porque la están utilizando con mucha más eficiencia. Sabemos lo que estás pensando: “No estoy distraído por la tecnología.” Pero la próxima vez que entres en el metro, o sentado en un banco, o en una cafetería, basta con ver a la gente que te rodea. Te sorprenderá lo que ves.

Mito 4 – Las Google Glass están a punto de salir al mercado

Las Google Glass son un prototipo y nuestros “exploradores” y el público en general están jugando un papel fundamental en cómo se desarrolló. En los últimos 11 meses, hemos tenido nueve actualizaciones de software y tres actualizaciones de hardware basadas, en parte, en los comentarios de la gente. En última instancia, esperamos aún más retroalimentación para cocinar un producto pulido antes de ser lanzado. Y, en el futuro, el prototipo de hoy puede parecer tan divertido para nosotros como los teléfono móviles de mediados de los años 80.

Mito 5: Las Google Glass tienen reconocimiento facial y otras cosas repulsivas (tampoco).

Eso no es cierto. Como hemos dicho antes, sin tener en cuenta la viabilidad tecnológica, hemos tomado la decisión de no incluir software de reconocimiento facial  a menos que  pudiéramos abordar adecuadamente las muchas cuestiones planteadas por ese tipo de función. Y sólo porque se haya creado una aplicación rara, no significa que se vaya a distribuir en la tienda MyGlass. Aprobamos manualmente todas las aplicaciones que aparecen en ella y que tienen una serie de medidas de protección incluidas (como las políticas para desarrolladores, o las advertencias) para ayudar a proteger la seguridad de las personas en el dispositivo.

Mito 6: Las Google Glass cubren tu visión.

“No puedo imaginar tener una pantalla sobre el ojo …”, ha dicho un experto en un artículo reciente. Antes de sacar esas conclusiones sobre las Google Glass, ¿las has probado? La pantalla de Google Glass está deliberadamente por encima del ojo derecho, no delante o por encima. Fue diseñada de esta manera, porque entendemos la importancia de hacer contacto con los ojos y mirando hacia arriba y comprometerse con el mundo, en lugar de mirar hacia abajo al teléfono.

Mito 7 – Las Google Glass son el dispositivo de vigilancia definitivo

Si una empresa trataba de diseñar un dispositivo de espionaje secreto, podrían haber hecho un trabajo mejor que las Google Glass! Seamos honestos: si alguien quiere grabar en secreto, hay mucho mejores cámaras por ahí que una que te pones en forma visible en tu cara y que se ilumina cada vez que se da una orden de voz, o pulsas un botón.

Mito 8 – Las Google Glass tienen son sólo para privilegiados que pueden permitítrselo

El prototipo actual cuesta 1.500 dólares y nos damos cuenta de que está fuera del alcance de muchas personas. Pero eso no significa que las personas que las tienen son ricos y tienen derecho. En algunos casos, han sido pagadas por sus empresas. Otros han recaudado fondos en Kickstarter y Indiegogo. Y para algunos, ha sido un regalo.

Mito 9 – Las Google Glass están prohibidas en todas partes

Desde que los teléfonos móviles están entre nosotros, la gente ha sido muy buena en la creación de la etiqueta y las prohibiciones con respecto las fotografías y grabación de imágenes (vestuarios, salas de casino, etc.). Dado que la funcionalidad de Google Glass es muy similar a la de teléfonos móviles (a excepción de que la pantalla está apagada por defecto), se aplican las mismas reglas. Sólo hay que tener en cuenta que las Google Glass pueden estar unidas a gafas graduadas por lo que requerir que se desactiven las Google Glass es probablemente mucho más seguro que insistir en que la gente tropiece ciegamente en un vestuario.

Mito 10 – Las Google Glass significan el fin de la privacidad

Cuando las cámaras llegaron al mercado de consumo en el siglo 19, la gente ya declaró el fin de la vida privada. Las cámaras fueron prohibidas en los parques, en los monumentos nacionales y en las playas. La gente temía lo mismo cuando salieron las primeras cámaras de teléfonos móviles. Hoy en día hay más cámaras que nunca. En diez años habrá aún más cámaras, con o sin Google Glass. 150 años de cámaras y 8 años de YouTube son un buen indicador de los tipos de las fotos y vídeos que captura la la gente: desde vídeos de gatos, cambios dramáticos de la destrucción ambiental, represiones de gobiernos y milagros de l humanidad de cada día.

google glass view

Etiquetas:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *